• Desde Turquía con Amor

Mevlana o Danzas Dervishes

Actualizado: 23 de dic de 2019


Bueno, una de las más lindas experiencias que he tenido ha sido poder participar en dos ocasiones como expectadora del ritual (Sema) de danza que realizan los derviches.


Los derviches son los sufíes islámicos. Pero para poder explicar un poco de este ritual creo que primero debo explicar un poco que es el sufismo.

El Sufismo o Tasawwuf ha sido definido como el Camino del Amor o del Corazón.

Toda gran religión tiene su aspecto místico, su aspecto interior. En el Islam es el Sufismo, en el Judaísmo es la Kabala por mencionar algunos.

Todas les técnicas del sufismo, como los mantras (dhikr), la danza del Sema o la audición de música y poesía entre otros, están orientadas a abrir un paso hacia el corazón, que es el órgano espiritual y centro del conocimiento profundo.

A las escuelas de sufismo se les llama Tariqas, estas estuvieron prohibidas en Turquía durante muchos años, pero hoy en día ocupan un lugar muy importante dentro de la cultura del País.

Uno de los exponentes más conocidos mundialmente es el místico Jalāl ad-Dīn Muhammad Rūmī, originario de Afganistan.


Rumi es muy conocido por su poesía, pero también por la expresión de su filosofía a través de una forma de vida, de la música del baile como es esta ceremonia, en que quienes participan de ella están en constante y continuo movimiento, al igual que todo lo que se encuentra en el Universo. Los danzantes giran sobre sí mismos, al igual que los planetas en el Universo.

Como señalé anteriormente este ritual o también llamado Sema, es una danza en la cual cada movimiento y gesto tiene un significado o símbolo, como también reglas para su ejecución. Nada es dejado al azar.

La mano derecha se coloca extendida hacia lo alto con la palma mirando hacia el infinito, la mano izquierda se dirige hacia la tierra. De esta manera el bailarín se convierte en un mediador entre el cielo y la tierra, lo infinito y lo finito, la persona se vacía para ser un canal de lo divino.

El vestuario también tiene su simbolismo especial. Al entrar al templo, los derviches usan una especie de capa o abrigo negro que significa la última morada, la tumba. Poco a poco se la van quitando apareciendo una capa blanca. Como en la alquimia y sus fases de transmutación de la materia.

Estas ropas blancas representan la pureza conseguida después de la eliminación o muerte del ego; los largos gorros (sike) simbolizan el control del pensamiento y de las emociones.

Durante la danza mística, que puede durar horas, Los derviches forman un círculo y cada uno de ellos se mueve en armonía al ritmo de la música, aumentando lentamente la velocidad e intensidad de los movimientos hasta que todo termina en una cumbre de exaltación espiritual.

Originalmente, el sheik o líder, representaba al Sol y los danzantes eran los planetas.

Este método se sustenta en cuatro elementos fundamentales: la música, la poesía (suele ser de Rumi), la danza y la conciencia. Mediante la práctica de esta danza el sufí llega al conocimiento de la Verdad, lucha y vence a su ego y a la muerte y alcanza la perfección. Cuando regresa de su viaje espiritual, lo hace como alguien transformado que aspira a servir con luz, amor y entrega a toda la creación.

Para mí es una de las experiencias que si vienes a Turquía tienes que visitar sí o sí. Hay varios lugares donde se puede ver unos más turísticos, otros más tradicionales, algunos de pago, otros gratuitos.



Las fotos y videos fueron tomadas en Estambul, en Yenikapi Mevlevihanesi,

en este lugar se puede observar esta ceremonıa gratuitamente pero se realiza aproximadamente dos veces dentro del mes.


En Galata existe el museo y donde los domingos por 100 liras turcas se puede observar también esta ceremonia.

En Sultanahmet existe un café en que se puede ver tambien la ceremonia pero es menos tradicional que en el lugar que mencione anteriormente.

Existen varios lugares en que se puede ver de pago pero no he tenido la posibilidad de ir a otros además de los mencionados antes.


#danzasderviches #sema #ritual #Turquía #estambul